Artículo

Una navidad con Jesús presente

El Jesús ausente

 

Cada año, al llegar el tiempo de Navidad, se hace más evidente que el Jesús al que supuestamente se debería celebrar está más ausente. La televisión ya no pasa películas sobre su nacimiento. Santa Claus es una especie de genio de la lámpara portador del espíritu de la navidad (lleno de hermosos valores, pero sin mención al nombre del Señor). En las vidrieras vemos un pesebre y un buda juntos. La Navidad ya no se trata de Jesús. Incluso abiertamente se rechaza el sentido de este precioso evento.

No debería extrañarnos esto. La figura de Jesús puede ser atractiva, pero el Jesús real, su misión y su mensaje no generan simpatías naturalmente. 

¿Quiénes pueden entender y disfrutar de la maravilla de la Navidad? Los que por Jesús han nacido de nuevo. Aquellos que han tenido la dicha de que esa luz divina que brilló en Belén traiga también luz a sus vidas.

 

Lo que celebramos

 

En este día celebramos un hecho histórico, que marcó la historia de la humanidad toda. Conmemoramos y celebramos que el Verbo se haya hecho carne. 

Celebramos que el Dios que con su palabra lo creó todo, el Dios por el cual todas las cosas son y subsisten, haya tomado forma humana. 

Celebramos que el Hijo de Dios, el Rey de Reyes, haya dejado su trono para venir a estar con nosotros (a pesar de nuestro rechazo y rebeldía).

Celebramos que el Dios santo haya venido a hacer aquello que solo Él podía hacer: vivir una vida santa, morir por los pecados. 

Celebramos el Evangelio. Celebramos a Dios tomando nuestro lugar, haciéndose cercano. Celebramos a Dios amándonos de una manera que para nosotros es simplemente inimaginable. 

 

El Jesús presente

 

¿Cómo podemos nosotros hacer evidente lo que celebramos? La progresiva desaparición del nombre de Jesús y la historia de su nacimiento han hecho que muchos cristianos compartan y proclamen que la navidad es Jesús. ¡Y qué preciosa verdad es esta! Cristo es nuestra navidad ¡Y que Él nos haya amado de tal manera es algo digno de ser celebrado con gozo!

Al pensar en esa pregunta se me pasaron por la mente varias ideas…

Aprovecha este tiempo para contar a la gente quién es Jesús.

Celebra con gozo este tiempo, nadie tiene una mayor razón para celebrar que los creyentes. Ya no estamos solos, ya no estamos huérfanos. Él nos ama.

Alcanza y bendice a quienes en este tiempo tienen razones para estar tristes. Los que han sufrido pérdidas, los que tienen necesidad. No hay mejor manera de celebrar a Cristo que sirviendo a otros.

Procura que Jesús esté bien presente en esta navidad. En tu vida, en tu familia y que pueda hacerse presente en la vida de otros.

Nuestra familia disfruta de hacer pequeñas cosas: leer la historia del nacimiento de Jesús en los Evangelios; Orar y dar gracias a Dios por todas sus bendiciones, pero sobre todo por haberse hecho carne; Hacernos tarjetas y obsequios entre nosotros (sin planificarlo mucho Papá Noel no forma parte de nuestras tradiciones navideñas).

 

Es nuestra oración y deseo que en esta navidad Jesús esté presente: en tu vida, en tu familia y sobre todo, que cada uno de nosotros pueda ser un instrumento para que Él se haga presente en la vida de quienes aún no lo conocen.

 

¡Feliz Navidad!

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 %